Te mostramos una guía de lo que debemos de hacer para no tener problemas.

 

A.- Denuncia del robo

En cuanto tengamos constancia de que nuestro vehículo ha desparecido, lo primero que tenemos que hacer es acudir a la policía a poner la denuncia. Para realizar la denuncia tendremos que llevar el DNI o tarjeta de residencia, así como la matricula, marca y modelo del vehículo. La denuncia también se puede hacer telefónicamente, aunque después deberemos de ir a la comisaria para firmarla personalmente.

Es importante que la denuncia se realice con la mayor brevedad posible, pues cuanto antes se introduzcan la orden del robo en la base de datos de la policía antes se comunicará a todos los cuerpos y servicios de seguridad del estado.

 

B.- Notificarlo a la aseguradora del vehículo.

Si el seguro de nuestro coche es un seguro a todo riesgo o un seguro a terceros con cobertura de robo, si que cubriría el robo del coche. En caso de ser un seguro a terceros sin la cobertura de robo el seguro no cubrirá nada.

Si nuestro seguro es a todo riego o a terceros con cobertura de robo, tendremos que informar a la compañía del robo de nuestro coche.

Para ello nos pedirán que les remitamos una copia de la denuncia y lo más común es que los trámites para reclamar la indemnización por robo del vehículo no se empiecen a realizar hasta transcurridos 30 días desde al robo.

Si el vehículo aparece en este plazo de tiempo, tendría el propietario derecho a quedarse el vehículo aparecido, y a hacerse cargo de las oportunas reparaciones. Si el vehículo apareciera transcurridos los 30 días y habiendo cobrado la indemnización del seguro, el propietario podría elegir entre quedarse el vehículo (arreglado) y devolver la indemnización o quedarse la indemnización y no tener derecho a recuperar el vehículo.

La mayoría de aseguradoras prevén una indemnización del valor nuevo del vehículo, si el robo se produce en los dos años siguientes a la compra del mismo, pero que si el robo se produce una vez transcurridos los dos años desde su compra, las cuantía de las indemnizaciones suelen ser el valor que tuviera el vehículo en dicho momento en el mercado de vehículos de ocasión.

Una vez transcurrido un mes desde que se produjo el robo, se podrán iniciar los trámites para reclamar la indemnización del seguro. En primer lugar se deberá aportar el justificante de pago  del último Impuesto Municipal de Circulación y el justificante de la baja temporal por sustracción del vehículo, más el DNI y el original de la denuncia.

Una vez presentados los documentos citados, tendrás que esperar a que los peritos de la aseguradora realicen la oportuna tasación del vehículo para indemnizarte. La indemnización se hará de acuerdo con las tablas de depreciación correspondiente, y la indemnización resultante no es negociable, pero si reclamable.

Por tanto, si no hay acuerdo deberás realizar una reclamación al Defensor del Asegurado.

 

3. Debes dar de baja el vehículo en la Jefatura de Tráfico

Para evitar problemas como consecuencia del mal uso que le puedan dar al vehículo robado, como posibles multas, uso en delitos, además de gastos del seguro y gastos del impuesto de circulación, lo más aconsejable es que demos de baja el vehículo en la Jefatura de Tráfico.

Presentaremos la denuncia del robo, la solicitud de baja, tu DNI, el permiso de circulación y la ficha técnica del vehículo, siempre que no haya sido también robada.

Una vez tengamos la baja temporal del vehículo en la Jefatura de Tráfico, deberemos acudir al Ayuntamiento para presentarla y que se nos exima del pago del impuesto de circulación.

Si tras tramitar la baja temporal del vehículo, éste aparece, podremos solicitar el alta del mismo volviendo a acudir a la Jefatura de Tráfico.

 

4. Intento de localización del vehículo

Si queremos intentar recuperar el vehículo por nuestros propios medios podemos acudir a diferentes vías. Las más eficientes en el robo de vehículos es recurrir a empresas localizadoras, o la denuncia del robo en internet.

La primera es la más útil y la que mejores resultados ofrece. Las empresas localizadoras actúan dando los datos del vehículo sustraído a diferentes profesionales del sector del transporte, como pueden ser taxistas, transportistas, responsables de parkings, etc., para que se fijen en las matrículas de los vehículos que circulan o que se encuentran estacionados en parkings, polígonos industriales, barrios conflictivos, etc. Si estos profesionales encontrara el vehículo robado lo pondría en conocimiento de la empresa de localización, quien a su vez lo comunicaría al propietario y a la policía para poder ser recuperado.

 

¿Si te han abierto el coche para robarte algo del interior?

La mayoría de los robos que se producen en España no es el robo del propio vehículo, sino por robos en el interior del mismo.

En los último años las denuncias por  robos en turismos y furgonetas rondan las 120.000 denuncias anuales.

 

En caso de robo en el interior del vehículo tenemos que seguir el siguiente protocolo:

 

Llamar a la policía (091): Para interponer denuncia telefónica, aunque posteriormente tendremos que acudir a la comisaría para firmarla.

No tocar nada en el interior del coche: de esta forma el trabajo policial será más fácil y podrán recuperar las huellas de los posibles ladrones con más nitidez.

 

RECOMENDACIÓN.-

En este tipo de siniestros es cuando entendemos y realmente nos damos cuenta si hemos contratado realmente un buen seguro para nuestro vehículo, Es importante que un corredor de seguros de forma imparcial te asesore e informe de los distintos tipos de seguros que existen en el mercado. Un buen seguro de vehículos es el más barato pero además tiene que tener las mejores coberturas, sino lo barato sale caro.