Nueva tendencia, contratar y activar el seguro solo cuando se necesita. ¿Nos interesa este nuevo servicio de las aseguradoras?

Nueva tendencia, contratar y activar el seguro solo cuando se necesita. ¿Nos interesa este nuevo servicio de las aseguradoras?

 

 

Con la ayuda de las nuevas tecnologías las compañías de seguros  están lanzando al mercado los seguros disruptivos, que rompen con lo establecido hasta ahora buscando nuevos mercados y soluciones con planteamientos totalmente diferentes a lo tradicional.
Para algunos es la evolución lógica de aprovechar las nuevas tecnologías y la era digital. Para otros, la revolución del seguro, y quizás solo para unos pocos, todo esto puede ser no más que una involución, no muy lógica, ni quizás entendible.

 

 

¿Por qué?

 

Veamos unos ejemplos.

¿Quién no se ha planteado en el seguro de coche lo siguiente?
¡Pero si yo con lo poco que lo utilizo para qué tengo que pagar todo un año completo! Si sólo conduzco ocasionalmente y casi siempre el coche está en el garaje. Surge el seguro de coche que incluye un dispositivo en el vehículo que contabiliza los kilómetros reales de circulación y tarifica el seguro en función de los kilómetros efectivos.
¿Y en el de vida?
El seguro podría tener más en cuenta el tipo de vida que realizas, claro que para ello deberías tener una aplicación móvil, pulsera…. que midiera la calidad y cantidad de ejercicio que efectivamente haces.
Así como seguros adaptados a dispositivos móviles que detecten cuando estás en una estación de esquí o en un aeropuerto, y puedan ofrecerte un seguro de viajes o de accidentes, para unos días u horas.

La idea en sí misma no cabe duda que es buena. Con la ayuda de las nuevas tecnologías podríamos pensar que el seguro lo activamos o desactivamos cuando deseamos, para pagar solo el tiempo en el que lo necesitamos.
Echemos la vista atrás
Sin embargo, hace muchos años, si alguien quería asegurar su vivienda, tenía que contratar un seguro de incendios, otro de responsabilidad civil, de robo, de daños por agua, etc., en definitiva, tantos seguros como riesgos precisásemos proteger.
El problema era que podríamos tener diferentes vencimientos, diferentes importes de seguro, y era un jaleo gestionarlo. Por lo que las Aseguradoras agruparon las coberturas en los denominados seguros multirriesgo simplificando la gestión y administración,  pudiendo así cobrar menos por todo en conjunto.

 

 

Que desventajas le vemos a los seguros disruptivos

 

Ahora vamos a lo contrario, a desagregar lo agregado e intentar o procurar estar cubierto solo en los momentos que lo precisamos, es decir, cuando creemos que existe mayor riesgo. Y pensamos que nos van a cobrar lo mismo.
Si por ejemplo un seguro de un coche nos cuesta anualmente 365€ para un determinado nivel de protección, y eso equivale a 1€ diario, si solo activamos el seguro en 80 días del año, ¿nos va a cobrar la Aseguradora 1 € por día, es decir, un total de 80 €? Pues no, seguro que no.
Además, existe el grave riesgo de que con tanto activar y desactivar el seguro, en algún momento que debería estar el seguro activado, no lo hubiésemos hecho, y nos quedaríamos desprotegidos de una forma imprevista.
¡Ojo con los seguros disruptivos! Y las nuevas tendencias de moda, no siempre lo que nos pintan como maravilloso es realmente beneficioso, hay que analizarlo con calma. Y sobre todo con profesionalidad.

Ahora ¿tu que opinas?

 

 

¿Conoces las responsabilidades que tienes como directivo o administrador de tu empresa?

¿Conoces las responsabilidades que tienes como directivo o administrador de tu empresa?

 

¿Qué es la D&O?

 

Se trata de un seguro de Responsabilidad Civil que protege a los miembros del órgano de administración de una sociedad, y a las personas de la empresa que ostentan cargos de dirección y cuyas decisiones comprometen a la empresa frente a terceros.

 

¿Para qué la D&O?

 

Las pólizas de¿ D&O se contratan para cubrir la responsabilidad civil de administradores o consejeros y directivos por los daños causados en el ejercicio de sus funciones, tanto a sus accionistas por la pérdida de valor de la acción o de los activos de la sociedad, como a terceros afectados por su mala gestión.

La D&O garantiza la protección del patrimonio de los directivos y consejeros ante reclamaciones de terceros, en su condición de administrador y/o directivo de la empresa, siempre que medie culpa o negligencia:

• Pago de indemnizaciones que deba soportar
• Pago de las costas judiciales y gastos de defensa
• Pago de fianzas civiles que se impongan

En una situación económica como la actual, el número de reclamaciones está aumentando considerablemente; por lo que es necesario contar con una defensa especializada evitando hacer frente a gastos imprevistos ni al depósito de las correspondientes fianzas.

 

¿A quién protege la D&O?

 

La D&O protege la responsabilidad individual de la persona, del directivo o administrador, por lo que este seguro cobra especial relevancia si se desea proteger su patrimonio privativo. Es una protección del patrimonio personal del administrador y/o directivo a través de un seguro.

Sujetos del Seguro:

• Tomador: la Sociedad
• Asegurados:
– Administradores
– Directivos y Altos Cargos
– Personas que desempeñen funciones gerenciales
– Cónyuges, herederos y legatarios

 

¿Qué protege la D&O?

 

Un seguro de D&O sirve fundamentalmente para soportar los gastos de defensa de los administradores sociales y las posibles indemnizaciones a que sean condenados por los tribunales como consecuencia de la realización de un acto incorrecto, ya sea por acción u omisión, que origine a la exigencia de responsabilidad y les sea exigida a éstos por la propia sociedad, los socios o los acreedores sociales.

 

¿Quién y por qué puede reclamar a los directivos y consejeros?

 

• Accionistas individuales o Junta General, por:

• Inexactitud en la información facilitada
• Incumplimiento de sus obligaciones
• Uso privilegiado de información
• Procesos de fusiones o adquisiciones
• Mala situación financiera de la compañía

• Empleados, por:

• Incumplimiento del contrato
• Procesos de regulación de empleo
• Discriminación, despido ilegal, acoso laboral o sexual

• Acreedores, por:

• Ruptura injustificada del contrato
• Mala situación financiera de la compañía

• Competidores, por:

• Violación de prácticas del mercado, patentes o derechos
• Competencia desleal

• Organismos administrativos, por:

• Infracciones tributarias o administrativas
• Prácticas de empleo

• Liquidadores de la sociedad, en procesos de liquidación de la compañía durante en el cual se destituye al consejo y equipo directivo, el liquidador en funciones puede presentar reclamaciones contra el antiguo equipo de dirección y administración de la empresa por la toma de decisiones y acciones que han llevado a la compañía a esta situación

• Compradores de la sociedad, por:

• Inexactitud o falsedad de la información aportada
• Ocultación de datos necesarios para la operación

• Cualquier tercero, que se sienta perjudicado por una mala administración, gestión o negligencia de los administradores o directivos de la compañía.

 

¿Cuáles son las principales coberturas de una póliza de D&O?

 

Principales

La aseguradora indemnizará por cuenta de los asegurados aquellos siniestros que se deriven de cualquier reclamación de la que resulten civilmente responsables por razón de cualquier acto incorrecto cometido o presuntamente cometido por ellos en el ejercicio de sus respectivas funciones como administradores de la entidad tomadora, que sea interpuesta por primera vez contra los mismos durante el periodo de vigencia de esta póliza.

La aseguradora reembolsará a la entidad tomadora todo siniestro que, por disposición legal o estatutaria, o por una resolución valida de la asamblea general de accionistas o de la junta directiva, ésta última haya debido indemnizar por cuenta de los administradores, siempre que dicho siniestro resulte de una reclamación formulada por primera vez contra los mismos durante la vigencia de esta póliza, por actos incorrectos cometidos o supuestamente cometidos por estos en el desempeño de sus respectivas funciones como administradores de la misma.

Están asimismo cubiertos los Gastos de Defensa: honorarios y gastos en que se deba incurrir para la defensa del Asegurado. El nombramiento de abogados especializados se efectuará de mutuo acuerdo entre el Asegurado y el Asegurador

Adicionales

• Fianzas civiles y penales
• Reclamaciones por prácticas de empleo
• Procesos administrativos contra la Sociedad
• Cobertura para Multas y Sanciones administrativas
• Gastos de Gerencia de riesgos
• Gastos de Publicidad por rehabilitación de imagen

 

¿Conoces los términos que se usan en la póliza de tu seguro de hogar?

¿Conoces los términos que se usan en la póliza de tu seguro de hogar?

 

 

La vivienda es uno de nuestros bienes más preciados y que nos genera más dudas a la hora de contratar un seguro. ¿Qué se considera contenido y continente? ¿Cómo valorar los bienes por asegurar? ¿Cómo realizar correctamente el cálculo de capitales? Te damos algunas pistas.

Para una correcta valoración es muy importante que conozcamos dos términos clave aplicables a los seguros de hogar: Continente y Contenido.

En este artículo vamos a dar una definición general de continente y contenido, teniendo en cuenta que cada aseguradora puede introducir algunas matizaciones a esta definición:

 

 

¿Qué es el continente?

El continente se refiere tanto a la casa en sí como a sus dependencias anexas (plazas de aparcamiento, trasteros y/o garajes). Por ende, las coberturas del continente incluyen:

 

  •  Los cimientos, las paredes, el techo, el pavimento, las vigas, la fachada, las puertas, las ventanas, los armarios empotrados y las chimeneas.
  •  Los elementos con fines decorativos como pueden ser los falsos techos, la moqueta o el papel que recubre las paredes.
  •  Los muros y vallas que sean de la casa o que sirvan para contener la tierra.
  •  Las instalaciones fijas del agua, el gas, el teléfono, la electricidad, la calefacción, los sanitarios e incluso los toldos.

 

 

¿Qué es el contenido?

El contenido comprende todos los bienes que se encuentran dentro de la casa y en sus dependencias anexas, ya sean propiedad del asegurado o de las personas que conviven permanentemente con él. Dentro del contenido se incluyen los muebles, los electrodomésticos y los objetos de uso personal. Las joyas, las piezas de arte y los objetos de interés histórico también forman parte del contenido pero estos deberán ser declarados de forma individual.

Cuando se hace referencia al contenido, es importante leer con atención la letra pequeña ya que en esta se indica si la indemnización se realizará mediante la reposición del objeto dañado o entregando la suma de dinero correspondiente. En el último caso, es importante que conozcas que los seguros hogar brindan diferentes opciones:

 

  • Valor de nuevo: Se te indemnizará como si los objetos dañados fuesen nuevos, sin importar su antigüedad.
  • Valor real: la indemnización tendrá en cuenta la antigüedad, el uso y el desgaste del objeto por lo que se te pagará el equivalente a su precio real en el mercado.
  • Primer riesgo: la aseguradora te indemnizará hasta la cantidad que habían acordado previamente.

 

El seguro de responsabilidad civil de sociedades médicas.

El seguro de responsabilidad civil de sociedades médicas.

 

 

La Ley 2/2007 estableció la obligatoriedad de constituirse en sociedad profesional a aquellas actividades para cuyo ejercicio es imprescindible una determinada capacitación académica.

En el caso de las sociedades médicas están obligadas a constituirse o adaptarse a esta ley, en la que se establece la obligatoriedad de que la sociedad tenga un seguro de Responsabilidad Civil.

El profesional piensa que no debe de contratar dicho seguro ya que él y sus compañeros tienen su propio seguro personal y no tienen necesidad de contratar otro para la sociedad médica.

Tenemos que tener en cuenta que una sociedad médica es una persona jurídica distinta a sus integrantes, con sus propios derechos y obligaciones. A modo de ejemplo, la sociedad está sujeta al impuesto de sociedades y sus integrantes al IRPF.

En consecuencia si el paciente mañana acude a una clínica, recordara el nombre de la misma y eventualmente tendrá en los informes que se le faciliten el nombre del profesional que le haya atendido, pero con el anagrama de la clínica, consultorio, etc.

Si posteriormente considera que el tratamiento que ha recibido no es el adecuado y quiere reclamar, será el demandante el que escoja contra quien ir, contra el centro, contra el médico o contra los dos. Un ejemplo sería que atienden al paciente en una clínica y con el tiempo se revela que el tratamiento no fue correcto, entre tanto el facultativo ha fallecido o se ha jubilado o a dejado la sociedad, en ese caso es muy posible que el abogado del paciente recomiende ir solo contra la entidad jurídica.

La mayores dudas surgen en estos profesionales cuando tienen una sociedad unipersonal, de hecho o de derecho. Puesto que en muchos aspectos se solapan el seguro personal con el de la sociedad y si hubiese una reclamación conjunta, ambos concurrirían en la parte proporcional de su cobertura. En estos casos, el seguro siendo obligatorio de todas formas, tendrá sentido si el facultativo tiene además un equipo de asistentes, pues en ese caso el seguro de la sociedad abarcará la suma de todas las actuaciones, frente al personal que solo quedará afectado por la acción directa del profesional.

Por lo que a la hora de contratar este tipo de seguros hay que tener en cuenta los siguientes aspectos:

– La peligrosidad de la actuación médica, pues no es lo mismo cirugía que medicina general. Cuando hay varias especialidades siempre hay que tener en cuenta la que es más peligrosa.

– El volumen de facturación también es importante pues a mayor volumen se presupone una mayor actividad y, en consecuencia, más posibilidades de que se comentan errores que nos puedan reclamar los pacientes.

El capital de la cobertura es anual, dado que se pueden producir varios siniestros un mismo año, por lo que convendrá tener un capital amplio para hacer frente a cualquier contingencia que pueda suceder a fin de no encontrarnos pagando parte de las indemnizaciones a pesar de tener el seguro contratado.

 

 

Necesito el seguro y nadie quiere hacérmelo. ¿Que hago?

Necesito el seguro y nadie quiere hacérmelo. ¿Que hago?

Nos podemos encontrar que nuestro historial personal no nos permita hallar una compañía de seguros dispuesta a asegurar nuestros riesgos, lo cual nos dejaría en una situación difícil, sobre todo si se trata de un seguro obligatorio. En estas situaciones estamos expuestos a una multa y no podemos hacer nada porque no hay ninguna compañía de seguros dispuesta a asegurarnos. Entonces, ¿qué podemos hacer en estas circunstancias?

Cuando nos encontramos en esta situación, existe un organismo público, dependiente del Ministerio de Economía, que se hace cargo del seguro de responsabilidad civil y de determinadas coberturas que son obligatorias. Se trata del Consorcio de Compensación de Seguros, que actúa como asegurador subsidiario en aquellos supuestos en los que las compañías de seguros no están dispuestas a asumir un determinado riesgo.

¿De quién se ocupa el Consorcio de Compensación de Seguros?

El caso más usual es el seguro del coche, sin el cual no se puede circular por las carreteras españolas pero tampoco se puede obligar a​ las compañías aseguradoras a que asuman riesgos que no quieren asumir. En este caso, el Consorcio se encargaría de cubrir siniestros producidos por un vehículo a terceros hasta el límite del seguro obligatorio.

El requisito elemental para que el Consorcio de Seguros se haga cargo de nuestro seguro es la denegación de la solicitud de aseguramiento por parte de, al menos, dos compañías de seguros diferentes.

Además, el Consorcio se encarga de cubrir ciertos daños extraordinarios que no son cubierto por una compañía de seguros porque podrían comprometer su existencia, tales como un ataque terrorista, una catástrofe natural o la misma quiebra de una compañía de seguros. También cubre a las personas que aun estando aseguradas con una compañía de seguros, su póliza no cubre el riesgo extraordinario concreto.

 

    ¿Qué coberturas tiene?

Los seguros que emite el Consorcio tienen una serie de coberturas que nunca serán tan completas como las que ofrecen la mayoría de las compañías de seguros. Incluye la reparación de daños producidos a terceros por hechos de la circulación hasta las siguientes cantidades:

 

  1. Hasta 70 millones de euros en daños a personas, cualquiera sea el número de víctimas.
  2. Hasta 15 millones de euros por siniestro en daño a bienes.
  3. Asistencia médica, farmacéutica y hospitalaria y gastos de entierro y funeral.
  4. El seguro del Consorcio no incluye:
  5. Daños causados a terceros por encima de los referidos límites cuantitativos.
  6. Los daños ocasionados por lesiones o fallecimiento del conductor causante del accidente.
  7. Los daños materiales sufridos por el propio vehículo asegurado ni por los objetos en él transportados.
  8. Las coberturas diferentes de la responsabilidad civil tales como reclamación de daños, defensa jurídica o asistencia en viaje.

 

​Evidentemente, al igual que cualquier otro seguro, el asegurado tendrá que satisfacer su prima periódica y el Consorcio deberá indemnizarle si se produce alguno de los siniestros recogidos en el contrato.​