Con la ayuda de las nuevas tecnologías las compañías de seguros  están lanzando al mercado los seguros disruptivos, que rompen con lo establecido hasta ahora buscando nuevos mercados y soluciones con planteamientos totalmente diferentes a lo tradicional.
Para algunos es la evolución lógica de aprovechar las nuevas tecnologías y la era digital. Para otros, la revolución del seguro, y quizás solo para unos pocos, todo esto puede ser no más que una involución, no muy lógica, ni quizás entendible.

 

 

¿Por qué?

 

Veamos unos ejemplos.

¿Quién no se ha planteado en el seguro de coche lo siguiente?
¡Pero si yo con lo poco que lo utilizo para qué tengo que pagar todo un año completo! Si sólo conduzco ocasionalmente y casi siempre el coche está en el garaje. Surge el seguro de coche que incluye un dispositivo en el vehículo que contabiliza los kilómetros reales de circulación y tarifica el seguro en función de los kilómetros efectivos.
¿Y en el de vida?
El seguro podría tener más en cuenta el tipo de vida que realizas, claro que para ello deberías tener una aplicación móvil, pulsera…. que midiera la calidad y cantidad de ejercicio que efectivamente haces.
Así como seguros adaptados a dispositivos móviles que detecten cuando estás en una estación de esquí o en un aeropuerto, y puedan ofrecerte un seguro de viajes o de accidentes, para unos días u horas.

La idea en sí misma no cabe duda que es buena. Con la ayuda de las nuevas tecnologías podríamos pensar que el seguro lo activamos o desactivamos cuando deseamos, para pagar solo el tiempo en el que lo necesitamos.
Echemos la vista atrás
Sin embargo, hace muchos años, si alguien quería asegurar su vivienda, tenía que contratar un seguro de incendios, otro de responsabilidad civil, de robo, de daños por agua, etc., en definitiva, tantos seguros como riesgos precisásemos proteger.
El problema era que podríamos tener diferentes vencimientos, diferentes importes de seguro, y era un jaleo gestionarlo. Por lo que las Aseguradoras agruparon las coberturas en los denominados seguros multirriesgo simplificando la gestión y administración,  pudiendo así cobrar menos por todo en conjunto.

 

 

Que desventajas le vemos a los seguros disruptivos

 

Ahora vamos a lo contrario, a desagregar lo agregado e intentar o procurar estar cubierto solo en los momentos que lo precisamos, es decir, cuando creemos que existe mayor riesgo. Y pensamos que nos van a cobrar lo mismo.
Si por ejemplo un seguro de un coche nos cuesta anualmente 365€ para un determinado nivel de protección, y eso equivale a 1€ diario, si solo activamos el seguro en 80 días del año, ¿nos va a cobrar la Aseguradora 1 € por día, es decir, un total de 80 €? Pues no, seguro que no.
Además, existe el grave riesgo de que con tanto activar y desactivar el seguro, en algún momento que debería estar el seguro activado, no lo hubiésemos hecho, y nos quedaríamos desprotegidos de una forma imprevista.
¡Ojo con los seguros disruptivos! Y las nuevas tendencias de moda, no siempre lo que nos pintan como maravilloso es realmente beneficioso, hay que analizarlo con calma. Y sobre todo con profesionalidad.

Ahora ¿tu que opinas?