¿Eres propietario de una vivienda y deseas alquilarla a estudiantes?

Puedes hacerlo con tranquilidad siempre que sigas una serie de pautas de actuación, para proteger tus intereses como arrendador. Tienes que preservar el estado de tu vivienda, como asegurarte que todos los meses recibirás tu cuota de alquiler.

Dentro del sector de los arrendamientos de viviendas, el que más está creciendo son los alquileres de viviendas a estudiantes. En estas fechas, después de las vacaciones, es cuando más aumenta el alquiler de viviendas para estudiantes en las ciudades que albergan centros universitarios.

Existen algunos riesgos a la hora de alquilar la vivienda que se pueden prevenir, tomando una serie de precauciones, con el objetivo de que los inquilinos nos dejen la casa en el estado en la que se la encontraron.

 

 

Quality Secure te ofrece las siguientes recomendaciones.

 

Realizar un inventario de todo el contenido que existe en la vivienda.

 

Es muy útil prevenir todas las eventualidades que puedan ocurrir durante la ocupación, y en este sentido una medida muy eficaz es elaborar un inventario con los enseres que están en la vivienda. Se formalizará antes de firmar el contrato con los estudiantes o inquilinos, y tendrá como finalidad dejar constancia de que todo funciona correctamente, está en buen estado y completamente limpio. De esta forma, podrías reclamar al inquilino ante posibles daños que se pudiesen cometer, y se podrá descontar del aval que les pides al inicio de la relación.

 

Demandar un aval al inquilino

Para proteger tus intereses económicos, lo mejor es pedir a los estudiantes un aval (personal o bancario), que será el que responda ante los daños que se puedan cometer en la vivienda. Es de gran utilidad, dado que los titulares del aval serán los responsables de saldar las deudas que originen los estudiantes o inquilinos, incluso ante situaciones de impago en las cuotas mensuales que tendrán que hacer frente durante el alquiler.

 

Contratar un seguro

Formalizar un seguro de alquiler te ayudará enormemente a alquilar tu propiedad con mayor garantía y seguridad. Esto es así, no solo porque te permitirá asegurar el contenido del inmueble antes posibles destrozos, sino porque además podrás seleccionar el perfil del inquilino que más te interesa.

Casi en todas las pólizas de garantía del pago del alquiler cuentan con amplios filtros para llegar al mejor inquilino que necesitas para tu vivienda. En Quality Secure trabajamos con las mejores compañías de seguros, nuestros expertos te asesorarán para que puedas defender tus intereses sin preocupaciones, ni perdidas de tiempo. Diseñaremos una estrategia muy eficaz para asegurarte el pago de las rentas mensuales durante la vigencia del contrato de alquiler de tu vivienda.

 

Redactar un buen contrato

Es importante no dejar nada a la improvisación en el contrato de arrendamiento. Una de las medidas más practicas pasa por expresar en el documento que será la otra parte la responsable de asumir los daños y desperfectos que puedan producirse en la vivienda. Al igual que imponer una serie de exigencias, como limitar la difusión de ruidos o restringir las reuniones hasta ciertas horas de la noche, e incluso informar de las normas de comunidad aprobadas por la comunidad de vecinos.

Es importante y nos puede evitar problemas, hacer constar en una cláusula del contrato que los inquilinos no podrán subarrendar la vivienda, ni habitaciones de la misma, a terceras personas. Como última estrategia, es de gran utilidad incluir en este documento que el inquilino no podrá realizar obras que puedan modificar la estructura de la vivienda.

 

Ante cualquier duda, ponte en contacto con nuestro equipo de expertos y estaremos encantados de atenderte de forma desinteresada.